viernes, 23 de mayo de 2008

MANIFIESTO LEÍDO POR EL PRESIDENTE DE LA FAPA


No van a callar nuestra voz. Hoy somos muchos y cada día seremos más.

¡Contra las privatizaciones, por la Enseñanza Pública y por la dignificación de sus profesionales!
La enseñanza pública madrileña vive un momento muy grave. Esta situación es la consecuencia de unas políticas educativas planificadas que entienden la educación como un producto que se compra y que se vende y no como un derecho fundamental que todos los ciudadanos y ciudadanas tenemos.

Conflicto, falta de diálogo y desamparo para la Enseñanza Pública es el balance de un año de gestión del Gobierno Regional y los dirigentes de la Consejería de Educación.

Durante estos 12 meses, Gobierno Regional y los dirigentes de la Consejería se han dedicado a hacer oposición al Gobierno del Estado promoviendo la objeción a la Educación para la Ciudadanía y a desmantelar la Enseñanza Pública. Políticas educativas privatizadoras y ausencia de dialogo con los diferentes sectores educativos de la enseñanza pública.

Gobierno Regional y Consejería están gobernando con y para sus sectores afines: sectores económicos que desembarcan en la educación tras el inicio de la crisis en otros sectores como el de la construcción, las grandes patronales religiosas, los grupos de presión neoconservadores con la ayuda de algunos sindicatos afines ideológicamente.

Estas líneas de actuación se han concretado en graves agresiones a la Enseñaza Pública como el cierre y posterior privatización de la Escuela Infantil Valle de Oro o la venta de un colegio público en el Álamo así como el incremento de la presión sobre los ayuntamientos, especialmente los progresistas, para que cedan suelo para construir centros concertados antes de que sea puesta la primera piedra.

En la Comunidad de Madrid, las familias que eligen un centro público sufren la discriminación sistemática por parte del Gobierno Regional y Consejería. Sus voces no son escuchadas ni sus necesidades satisfechas.

Las familias y el alumnado de la enseñanza pública sufren el absoluto desamparo de la Administración educativa. Estudiar en un colegio concertado que se cae garantiza tener una plaza escolar inmediata dónde y cuando se solicita, incluso en espacios que estéticamente no turben su sosiego ideológico.

Sin embargo, ser alumno de infantil o primaria de un centro público puede suponer ser separado de tus profesores, trasladado a mitad de curso a una hora de donde resides, no tener garantizados los recursos materiales y humanos necesarios para garantizar el desarrollo del derecho efectivo a la educación.
Ser profesor o profesora de la enseñanza pública en Madrid significa tener las peores condiciones laborales y retributivas de todo el estado español.

En Madrid, el fracaso escolar está por encima de la media nacional pero el gobierno Regional no hace nada. Incluso no cumple los acuerdos que firma y desde 2005 las organizaciones firmantes del Acuerdo Educativo esperan a que se ponga en marcha un Plan Preferente para la Educación Secundaria madrileña, se regule la escolarización mediante un nuevo Decreto que corrija los desequilibrios existentes y obligue a todos los centros sostenidos con fondos públicos a co-responsabilizarse de todas y cada una de las necesidades educativas, se amplíen las plantillas o se bajen las ratios para que la educación madrileña mejore su calidad.

La alarma y el malestar en toda la red pública se incrementa cada día. Rumores promovidos por la propia administración educativa que hablan de la pretensión de privatizar las escuelas infantiles, desmantelar los centros de adultos, los equipos de orientación, los centros de formación del profesorado o de programas como el de compensación educativa externa o las aulas abiertas.

Ante esta grave situación, toda la educación pública madrileña esta movilizada. Familias, alumnado y profesorado nos oponemos a la privatización y nos manifestamos por todas las vías a nuestro alcance por la Enseñanza Pública y por la dignificación de sus profesionales.

Así ha quedado demostrado en las huelgas del 17 de Abril, 7 de Mayo y del 21 de Mayo al igual que en todas las acciones que familias, alumnado y profesorado llevan meses realizando para hacerse oír: concentraciones contra la cesión de suelo público, la fusión impuesta de centros, encierros contra el cierre de escuelas infantiles o el traslado de comunidades educativas de unos colegios a otros, recogida de mas de 150.000 firmas contra los decretos de Educación Infantil, huelgas, manifestaciones, denuncias ante los Tribunales contra la venta del Colegio público de El Alamo entre muchos otros.

La multitudinaria manifestación de hoy es un muestra de que este movimiento por una Educación Pública de calidad está formado por muchos hombres y mujeres que dicen “¡basta ya!” a las privatizaciones, “¡basta ya!” de agresiones a la Escuela Pública!

Si no nos quieren escuchar alzaremos nuestra voz aún más, movilizándonos, volveremos en junio y seguiremos en septiembre. Seguiremos hasta que nuestra voz se escuche y nuestras demandas sean atendidas. Las familias, alumnado y profesorado que defendemos la Enseñanza Pública somos ciudadanos de esta Comunidad y los derechos que nos otorga la Constitución deben ser garantizados por el gobierno de Madrid.

No van a callar nuestra voz.
Hoy somos muchos y cada día seremos más.

No hay comentarios: