miércoles, 28 de mayo de 2008

Junta de Portavoces 0-6



Que los niños y niñas de 0 a 6 años tienen necesidades específicas que deben ser contempladas de forma específica para diseñar los centros y los programas educativos con los que deben ser atendidos.

Que la etapa educativa de 0 a 6 años reviste el mismo nivel de importancia que los demás y que debe tener la planificación presupuestaria suficiente para asegurar su calidad y dar respuesta a las demandas en Escuelas Infantiles Públicas.

Que la etapa, por las características evolutivas de la población que atiende, tiene un carácter netamente global, por lo que todas las necesidades de los niños y las niñas debe ser atendidas desde una perspectiva educativa.

Que la respuesta a las necesidades de escolarización tiene que venir dad por un esfuerzo inversor en centros que garantice la unidad de la etapa de 0 a 6 años.

Que las instalaciones, nuevas o adaptadas, que se hagan para atender esta etapa deben estar configuradas en base a las necesidades específicas de la misma: movimiento autónomo y presencia del adulto.

Que la cuantificación y organización del equipo de trabajo debe garantizar la continuidad de la atención a los niños y niñas con el mismo perfil profesional.

Que la educación en esta etapa debe estar basada en un ambiente afectivo que dé seguridad a los niños y niñas, y facilite su necesidad de jugar como forma de aprendizaje y descubrimiento.

Que los ratios de niños y niñas por educador se adecuen a los criterios de calidad europeos.

Que la etapa tenga una legislación propia que permita su identidad y favorezca el desarrollo de los principios pedagógicos y fundamentos psicológicos con los que debe diseñarse su planificación educativa.

Que la etapa tiene un marcado carácter integrador y compensador de desigualdades. Su ruptura supondría perderlo.

Que el modelo educativo de la etapa infantil de 0 a 6 años desarrollado de Escuelas Infantiles y Casas de Niños debe servirnos de referente para el diseño u ordenación de la Red Pública.

Que este modelo no puede seguir promocionándose y mejorándose mientras siga siendo atacado desde diferentes ámbitos (político, social y económico), al considerar que puede romperse la etapa en dos mitades, lo que nos devuelve a concepciones de atención a la infancia ya olvidadas (guarderías).

No hay comentarios: